Scalextric en España: 1962-1992. Tres décadas de exigencia y superación

Scalextric en España: 1962-1992. Tres décadas de exigencia y superación

Desde su llegada a España en 1962 de la mano de Exin, la marca Scalextric es sinónimo de superación con espíritu innovador y su calidad y perfección ha sido referencia para los aficionados de todo el mundo.

2. Scalextric llega a España.

En 1962, Lines Bros. Ltd. era dueña de la patente Scalextric y consiguió un acuerdo con la española Exin para distribuir los productos Scalextric en la Península Ibérica. La dificultad que por aquel entonces tenían empresas extranjeras para introducir sus productos en el mercado español dejaba pocas vías de actuación, y la alianza con empresas nacionales era prácticamente la única manera de lograrlo. El sistema ideado por Francis fue presentado por Exin en la Feria de Barcelona del 62.

Seat 600 de Scalextric. 1966Los primeros acuerdos entre las dos compañías recogían la fabricación en España de pistas y transformadores, debiendo importarse los coches desde la casa madre, Exin comenzó su andadura con la comercialización de 9 modelos en miniatura entre 1962 y 1965, los tres primeros eran coches míticos de la competición en pista: El Lotus 21, el Cooper F1 y el Ferrari 156, conocido como “Nariz de tiburón”. Exin incorporó a sus catálogos las pistas, los mandos, los motores y los coches, hasta 1966 en que la empresa presentó el primer coche diseñado y fabricado íntegramente en España: el mítico Seat 600 TC, con lo que Scalextric comenzaba su andadura por un nuevo camino más cercano a su público.

Desde 1965 Exin comercializó cajas que incluían lo necesario para el montaje de un circuito, incluyendo además accesorios para mejorar la experiencia en el juego como las vallas de protección o puentes y peraltes. Esta pasión de la marca por la competición y la innovación consiguen aumentar notablemente el prestigio de Scalextric en el mercado.

La calidad Exin-Scalextric

La concepción de la calidad en los acabados -que lograban un alto nivel de detalle- y la concepción general de los coches no tardaron en superar a los modelos ingleses y convirtieron la producción de Exin en la más deseada por los aficionados en todo el mundo. Durante la década de los 60 la marca mantiene la calidad en sus modelos, que amplía con el Mercedes 250 SL, el Chaparral GT o el Seat 850 TC, todos a escala 1/32. En 1968 salen al mercado el Jaguar E, el BRM F1, el Cooper T51 y el Ferrari 156, estos dos últimos son versiones mejoradas de las importadas de Inglaterra unos años antes mediante la incorporación de la guía giratoria o “Doble guía”. Más adelante estos modelos serán de nuevo comercializados con “guía móvil” y “suspensión simulada” y los llamó Ferrari V-6 y Cooper Climax.

Durante estos años se daba entre los fabricantes europeos de Scalextric el intercambio de modelos, algunos de los diseños españoles viajaron a Gran Bretaña y algunos modelos franceses se importaron a nuestro país. Estos modelos franceses incorporaban el motor “Race Tuned”, que era fabricado partiendo del Tri-ang RX original pero con un embobinado distinto. Los pocos aficionados que lograron hacerse con alguno de estos modelos obtuvieron los mejores resultados en competición gracias a que lograban prestaciones muy superiores a los españoles.

Con la crisis de 1968 todo el espectro industrial anglosajón experimenta grandes dificultades que Scalextric trata de superar incorporando nuevos sets, modelos y categorías de coches, además de una gama a escala 1/24 y un chasis copiado a los americanos, el Power Sledge,  maniobras todas ellas que resultaron ser un fracaso y del que Scalextric apenas se recuperó económicamente, por lo que en 1969 redujeron dramáticamente sus inversiones publicitarias centrando su estrategia en el lanzamiento de un sistema para evitar obstáculos, el You Steer, que resultó otro tremendo fracaso.

Porsche 917 de Scalextric. 1975Sin embargo en España, a partir de 1970 Exin mostró todo su dinamismo y sacó a la venta numerosos circuitos y prácticamente cada año presentaba nuevos modelos. Los recambios y los sets de ampliación de las pistas completaban una nutrida gama de accesorios y un cada vez más impresionante catálogo. En Exin se produjeron en esta década coches como el carismático Mini Cooper, el Porsche 917 y el Mercedes Wankel C-111, un vehículo conceptual que no llegó a producción en la fábrica Mercedes, aunque los aficionados sí que pudieron recorrer miles de kilómetros con el Wankel en las pistas Scalextric. Durante estos años se presentaron cuatro de los modelos más queridos de la marca: el Tyrrell P34 o “seis ruedas”, el primer Porsche 911, el alucinante Lancia Stratos y el que tal vez sea el modelo más complejo fabricado por Scalextric en toda su historia: el Ferrari B3 F1.

Sin embargo, en Inglaterra continuaban las dificultades y en 1971 la firma fue comprada por Dunbee-Combex-Marx Group que se propuso recuperar posiciones perdidas reduciendo costes de fabricación. Los modelos quedaron en menos de la mitad y solo mantuvieron los accesorios imprescindibles; la producción se trasladó a Hong-Kong y aunque lograron mejorar un poco sus ventas, la merma en la calidad impidió recuperar el prestigio del que antaño había gozado la marca. En cambio el mercado español gozaba de envidiable salud y Exin –que no fue incluido en la venta- mantuvo el nombre de Scalextric en lo más alto gracias a la excelente calidad de su producción, cuyos modelos eran considerados los mejores de mundo.

Durante 1972 y 1973, Exin exportaba modelos de fabricación propia al Reino Unido, pero esta solución cesó para que los ingleses pudiesen consolidar su mercado por sus propios medios. Hicieron pruebas con motores más pequeños tratando de reducir aún más los costes y en 1976 incorporaron el motor japonés Mabuchi, que sería impuesto a todos los modelos británicos desplazando a los viejos Tri-ang RX. También se comenzaron a decorar los coches mediante tampografía, aunque de forma imprecisa al principio, es un sistema que sigue empleándose hoy día por los más importantes fabricantes.

Mejorando sus reproducciones –cada vez más perfectas- y añadiendo ciertas modificaciones técnicas que hacían sus modelos mucho más competitivos, Exin produjo nuevos y extraordinarios modelos Scalextric entre 1974 y 1977. Este modus operandi de la empresa española inspiró a Hornby Hobbies, marca que en 1980 recogió el testigo Scalextric de Dunbee Combex que había sufrido nuevos reveses financieros, de este modo, la nueva empresa apostó por la mejora de sus reproducciones y firmó un nuevo acuerdo con Exin para intercambiarse modelos en sus respectivos mercados.

Renault Super 5 Copa de Scalextric. 1980En 1980, Exin cosechaba nuevos éxitos con las reproducciones del Ford Fiesta y el Renault 5 Copa entre otros, en 1981 nuevos modelos F1 con nuevas e impactantes decoraciones vieron la luz y en 1982 (año de su vigésimo aniversario) Exin lanzó un coche conmemorativo, el BMW M1 20 Aniversario con acabado de color negro. El mercado español iba viento en popa y el británico mejoraba gracias a unas reproducciones más precisas y finamente decoradas y un mejorado comportamiento en pista. Exin apuesta en su 20 aniversario por el campo de la competición y crea numerosos campeonatos a nivel nacional. En esta línea se crea la gama Super Racing System (SRS) fabricados con PVC ligero y un motor de altas prestaciones que los hacía ideales para competir. Aunque no eran portentosos en lo relativo al diseño, la gama SRS fue bien acogida por el público y se crearon numerosos modelos, kits, carrocerías y chasis sueltos… todo un catálogo de recambios y modelos para la nueva gama.

Los años 1983 y 1984 se consagraron como la época dorada de Scalextric en España y Exin continuaba fabricando espléndidas reproducciones como, por citar algunos ejemplos, el Porsche 944 “Canon” (SRS), el Williams FW-07 F1,  el Porsche 911 “Rothmans” y el Audi Quattro con tracción total por “correa de transmisión” que supuso un nuevo avance tecnológico.

Innovarse o morir: Una vida de exigencia y superación.

En el año 1985, Exin lanza la gama Super Traction System (STS o Super Track System) para algunos de sus circuitos. Se trata de un ingenioso sistema para competiciones de rally raid a escala 1:43 con tracción total y motor de doble eje colocado en diagonal. Contaban con un brazo basculante con guía incorporada para no perder el contacto con la pista en ningún momento ante los diferentes obstáculos, esta mejora incluía en los extremos unas piezas de metal que aportaban aplomo y mejoraban la experiencia. No eran modelos veloces, el objetivo era  superar pistas llenas de obstáculos de la manera más rápida y exigiendo a los pilotos una continua demostración de sus habilidades, evocando grandes carreras como el Paris-Dakar o el Rallye de los Faraones. La gama STS estuvo a la venta durante cuatro años, desapareciendo en 1990 para dejar paso a la serie TT. La marca definió su STS así:

Scalextric. Sistema de tracción para la gama STS

»El reto de la competición todo terreno fielmente reproducida a escala. Potentes coches con tracción a las cuatro ruedas. Tramos y obstáculos para montar circuitos de progresiva dificultad, donde demostrar la habilidad de los pilotos« (Exin Lines Bros, 1985)

Además en 1985 vieron la luz diversas innovaciones técnicas como la incorporación de un sistema de alumbrado para sus nuevos modelos, nuevos motores compactos como el RX-2 que sustituyó al viejo Tri-ang RX, además Exin importó el modelo británico Rover Policia con luces y sirena. 1986 trajo nuevos modelos como el mítico Ferrari GTO de chasis plano y una ubicación exclusiva de su motor RX-2 compacto, un año después el legendario Porsche 959 de tracción total con doble eje de transmisión con el nuevo motor RX-5, que sería la base de todos los motores Scalextric para sus modelos de rally de tracción total hasta la actualidad.

En 1989 Exin nos volvía a sorprender con un nuevo concepto de coches de F1 lanzando el fantástico Ferrari F1/87 y en el 90 su pareja perfecta, el competitivo McLaren MP4/4 F1 que hicieron las delicias de los aficionados. En tanto los ingleses acertaron con su circuito “World Champion Ship” con nuevos F1 con imán incorporado y luz roja bajo el alerón trasero que se iluminaba al frenar, además, el circuito poseía un sistema que simulaba la pérdida de tracción de los neumáticos traseros en las salidas, de gran realismo.

En los años finales de la década de los 80, Scalextric Inglaterra apostó por los héroes del cine y la televisión para sus reproducciones, lo que resultó un acierto ya que a la vez que atraía a un público más juvenil, los beneficios se empleaban en crear sets más completos y económicos para los aficionados a la competición y la diversidad de modelos de aquellos años fue sensacional.

SCX

Con la llegada de los 90, Exin se plantea una expansión internacional ya que contaba con los derechos sobre la marca registrada, sin embargo solo podía utilizar Scalextric para su distribución en España, Andorra y México. Así las cosas, la dirección decidió comercializar sus productos en el extranjero con el nombre de SCX, comenzando su expansión en Portugal, que fue considerado un objetivo prioritario por su proximidad. En 1991 comienza la exportación de los primeros modelos utilizando la gama de circuitos y accesorios TT y los primeros coches en llegar fueron los Buggy, Peugeot y Nissan que tuvieron buena acogida entre nuestros vecinos por lo que se decidió extender SCX por otros países.

Caja de Circuito Le Mans Scalextric SRS2. 1992En España, mientras SCX comenzaba su andadura, Exin reeditaba modelos antiguos en tiradas limitadas con el nombre “Vintage” que resultó un gran acierto y que motivó la introducción en nuestras tiendas de las gamas SRS-2 (una evolución del SRS) y de la gama TT, pistas de escala 1:32 y color gris, que eran compatibles con las de Scalextric. Estas pistas no eran lisas, sino que imitaban una superficie bastante pedregosa con tramos de recta, curvas exteriores y estándar, tramos cóncavos y convexos, pasos elevados y gran variedad de obstáculos.

La nueva gama TT montaba un  chasis con brazo basculante, al igual que la gama STS, y eran propulsados por el nuevo motor RX-7 con piñón de 12 dientes. Estos motores, diseñados especialmente para la gama TT, tenían un diámetro de hilo de 0,13 mm y alcanzaban las 15000 rpm. Tracción total con transmisión directa a los dos ejes y suspensión independiente a las 4 ruedas. Carrocerías de alta calidad y detalle que ocasionalmente eran ocultados por gruesas pegatinas. Los aficionados pudimos disfrutar poco tiempo de esta gama tan detallada y sofisticada técnicamente, su pronta desaparición supuso una gran pérdida.

Durante 1992, Exin concentró su esfuerzo en la gama SRS-2 que contaba con importantes mejoras de la SRS, sobre todo en carrocería y chasis, de tipo tubular más rígido. La experiencia con las guías de los antiguos SRS no era del todo satisfactoria y fue mejorada en la nueva versión optimizando la unión con el eje delantero utilizando un pivote que permitía a los palieres transmitir el giro a las ruedas tanto a derecha como a izquierda y reproduciendo con exactitud el trazado. Se reforzaron las carrocerías que pasaron a utilizar plástico inyectado en lugar del frágil PVC ligero utilizado en SRS, y aunque ligeramente más pesada –lo que no influyó en el comportamiento del vehículo- proporcionó un gran realismo a los coches.

Curiosidades

Vídeo con anuncios de Scalextric en televisión desde los años 70:

 

Fuentes:

Proximamente: tercera y última entrega de la historia de Scalextric

En nuestra próxima entrega de la historia de Scalextric veremos el final de Exin y la adaptación de Scalextric al siglo XXI de la mano de Tyco, Mattel y TecniToys.

Navega los productos Scalextric en la Tienda de tus Hobbys

No te pierdas nuestra sección dedicada a Scalextric de La Tienda De Tus Hobbys solo en Supermercado del Juguete. Encuentra coches de Scalextric, circuitos slot de Scalextric, pistas slot de Scalextric, repuestos Scalextric y decoración para tu circuito Scalextric.

Publicaciones Relacionadas:

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario: